Disfruta comiendo y con vistas de la Torre del Oro

No sé a vosotros pero a mí me encanta contemplar la Torre del Oro de Sevilla. Me imagino como sería cuando acababa de ser construida y era utilizada como torre defensiva, cuál era la actividad que había en su interior cuando ejerció como capilla dedicada a San Isidoro de Sevilla o la tristeza que debían sentir los que fueron prisioneros en esta torre. Y es que la Torre del Oro ha sido testigo de la vida en la capital hispalense durante siglos y podría contarnos tantas historias…

Quizá por esta obsesión que tengo con la Torre del Oro siempre que puedo voy al restaurante Casa Carmen Sevilla. Allí puedo sentarme tranquilamente a observar mi adorada torre mientras degusto cocina de primera calidad. Cada vez que voy intento elegir un plato diferente porque me he propuesto el firme reto de probar toda su carta. Pero no sé si lo lograré porque tiene una extensa variedad de platos y confieso que siento debilidad por algunos de ellos, por lo que de vez en cuando repito.

Esta secuencia de disfrutar comiendo con vistas a la Torre del Oro se ha convertido en una rutina habitual en mi vida en Sevilla. Y no sabéis cuánto me gusta.